MEDITACION
 

Pruebas de Gigantes en Tierra de Canaán

La Palabra de Dios es Veraz


Octubre 27, 2011

 

ada día los científicos encuentran pruebas de las historia bíblicas. ¿Recuerdan la antigua historia del reporte de los doce espías que Moisés envío a inspeccionar la Tierra Prometida?

Pues ellos regresaron con un informe que ciertamente aquella tierra era muy buena, llena de todo bien, pero también afirmaron que había en ella gigantes, los descendientes de los hijos de Anac.

27  Y les contaron,  diciendo:  Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste,  la que ciertamente fluye leche y miel;  y este es el fruto de ella.
28  Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte,  y las ciudades muy grandes y fortificadas;  y también vimos allí a los hijos de Anac.
29  Amalec habita el Neguev,  y el heteo,  el jebuseo y el amorreo habitan en el monte,  y el cananeo habita junto al mar,  y a la ribera del Jordán.
30  Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés,  y dijo:  Subamos luego,  y tomemos posesión de ella;  porque más podremos nosotros que ellos.
31  Mas los varones que subieron con él,  dijeron:  No podremos subir contra aquel pueblo,  porque es más fuerte que nosotros.
32  Y hablaron mal entre los hijos de Israel,  de la tierra que habían reconocido,  diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla,  es tierra que traga a sus moradores;  y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura.
33  También vimos allí gigantes,  hijos de Anac,  raza de los gigantes,  y éramos nosotros,  a nuestro parecer,  como langostas;  y así les parecíamos a ellos.”  

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx - Números 13:27-33

Muchas personas quieren establecer a la Biblia como un libro lleno de fabulas, como que estos personajes como gigantes que tuvo que enfrentar Israel y el joven David fuesen fantasías, y de esta manera reducen a las Santas Escrituras a un libro no confiable. Bueno, aquí hay unas pruebas que corroboran la historia de Moisés y el encuentro de David con el gigante Goliat.

 

Este es el lugar de los hallazgos de restos de gigantes, justo en la tierra de Canaán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos de restos de Gigantes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿No es esto impresionante?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tan solo la cabeza es del tamaño de una pesona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“… y éramos nosotros,  a nuestro parecer,  como langostas;  y así les parecíamos a ellos”

                                  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“… y éramos nosotros,  a nuestro parecer,  como langostas;  y así les parecíamos a ellos”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Yo me preguntó si estos son los restos de la especie de gigante que David enfrentó como joven?

4  Salió entonces del campamento de los filisteos un paladín,  el cual se llamaba Goliat,  de Gat,  y tenía de altura seis codos   y un palmo.
5  Y traía un casco de bronce en su cabeza,  y llevaba una cota de malla;  y era el peso de la cota cinco mil siclos   de bronce.
Sobre sus piernas traía grebas de bronce,  y jabalina de bronce entre sus hombros.
7  El asta de su lanza era como un rodillo de telar,  y tenía el hierro de su lanza seiscientos siclos   de hierro;  e iba su escudero delante de él.”  - I Samuel 17:4-8

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Será la historia de David y el gigante fabula o realidad? Qué las pruebas hablen por sí mismas. ¿Será la Biblia un libro fantasioso? “De ninguna manera;  antes bien sea Dios veraz,  y todo hombre mentiroso;  como está escrito: Para que seas justificado en tus palabras,  Y venzas cuando fueres juzgado” (Romanos 3:4).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué los medios de comunicación no le dieron la debida publicidad a estos hallazgos? ¿Por qué no sale en los libros de ciencia? Creo que todos sabemos por qué.

Para mí la respuesta es obvia y sé cuál es el camino que debo seguir: La Palabra de Dios constituye la única regla suficiente, segura, inerrante e infalible de todo conocimiento, fe y obediencia salvadoras.

“6  Las palabras de Jehová son palabras limpias,
Como plata refinada en horno de tierra,
Purificada siete veces.” – Salmo 12:6

“14  Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste,  sabiendo de quién has aprendido;
15  y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras,  las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.
16  Toda la Escritura es inspirada por Dios,  y útil para enseñar,  para redargüir,  para corregir,  para instruir en justicia,
17  a fin de que el hombre de Dios sea perfecto,  enteramente preparado para toda buena obra.’ – II Timoteo 3:14-17

La Palabra confiable de Dios determina nuestra manera de vivir. Vivir según Dios declara es vivir por Fe. La Fe no es ciega sino que ve todo el panorama, destino y provisión proveniente de Dios para nuestras vidas.

Hay dos paradigmas: vivir según lo que ves o vivir según lo que escuchas. La vida del hijo de Dios se basa en lo que escucha, y no en lo que ve. La verdad de Dios, la verdad que escuchamos nos dice la verdad de nuestra vida. Nuestras evidencias confiables no se encuentran en lo que vemos sino en lo que escuchamos de Dios.

No podemos vivir la vida que Dios destinó para nosotros basado en las decisiones que tomamos según lo que vemos, no en lo que presenta los shows de televisión, no en el mercado financiero, no en el gobierno, no en los pronósticos del tiempo, no en las seguranzas de los sabios, ni en las garantías de los seguros. Nosotros no decidimos en nada de lo que vemos.

La Verdad es lo que Dios dice, y Fe es actuar en base de lo que Dios dice aún cuando las circunstancias y evidencias señalen la dirección contraria.

Lucas 8:18  Mirad,  pues,  cómo oís;  porque a todo el que tiene,  se le dará;  y a todo el que no tiene,  aun lo que piensa tener se le quitará.

Israel había vivido en Egipto por 400 años de esclavitud y habían aprendido a vivir, pensar, trabajar, soñar, y todo lo demás según la manera egipcia. Vivian según sus circunstancias y según lo que podían controlar y medir ellos mismos.

Pero ahora Dios les presenta una vida nueva de vivir. Ellos tenían que aprender a vivir según la Palabra de Dios. Su vida misma dependía de su oído.

Apo. 2:7  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.  Al que venciere,  le daré a comer del árbol de la vida,  el cual está en medio del paraíso de Dios.

Mi Fe está basada en tres factores: Dios es Soberano. Dios es Amoroso. Y Dios es Poderoso. Cada Palabra de Dios conlleva estos tres elementos de Dios.

El cambio más radical que un ser humano pueda hacer es cambiar de lo visible a lo audible. Este cambio lo transforma todo, incluyendo lo que significa ser humano. De allí mi vida humana se torna en base de la Verdad de Dios, mientras que todo lo demás se torna una distracción.

Esta es una ruptura radical de la manera “normal” de vivir. Es tan radical que muchos no ven las implicaciones importantes que conlleva. Todo creyente que no aprende a vivir de este modo irremediablemente perecerá en el desierto y nunca entrará en el reposo del Espíritu.

El Poder, soberanía y amor del Dios viviente se demuestra por Su Palabra. Sus Palabras fueron más que suficiente para crear el Universo entero. Sus Palabras son suficientes para alterar la historia humana. Su Palabra es suficiente para nuestra vida. La Gloria de Dios es revelada en Su Palabra. Cada Palabra suya lleva el peso de Su Gloria.

Sal. 33:8  Tema a Jehová toda la tierra;  Teman delante de él todos los habitantes del mundo.
Porque Él dijo,  y fue hecho;  Él mandó,  y existió.

La fe ve más allá del horizonte natural y de los problemas hacia la perspectiva mayor que es vista por Dios.

Vivir por Fe significa vivir según y de acuerdo a cada Palabra que sale de la Boca de Dios. Vivir por Fe es entrar cada día a la dimensión de poder y vida de Dios. Es entrar cada día en mi Nueva Cuenta.

Vivir por Fe es alinear mi corazón, mis deseos y planes a la palabra jréma que Dios me ha confiado y luego dar los pasos prácticos para sembrar esa semilla de Fe.

No te muevas por los ojos ni por sentimientos, sino arráigate y cimiéntate en la Palabra del Señor.

Recordemos que la Verdad es lo que Dios dice, y Fe es actuar en base de lo que Dios dice aún cuando las circunstancias y evidencias señalen la dirección contraria.

 

Confiando en Su Palabra…
                                                                                 Dr. Johel LaFaurie  

    Para obtener este estudio en formato PDF por favor oprima aquí.

Regresar a Meditaciones_ Regresar a Meditaciones ________________________________________________________ Volver Arriba_ Regresar Arriba